¿Por qué elegir el factoring para financiar mi empresa?

Cobrar con anticipación el importe de una factura puede significar un gran alivio para una pyme y más aún si el negocio no pasa por un buen momento. Gracias a esta alternativa de financiamiento, el factoring se presenta como una opción que encaja perfectamente con cualquier tipo de negocio donde una empresa cede un crédito, una factura o derecho de cobro, a una entidad financiera (factor) a cambio de que se le abone esa cantidad de dinero en efectivo. 


¿Qué ventajas tiene el factoring?


El principal beneficio que tu negocio puede tener al contratar el factoring es que podrás  transformar ventas o facturas en dinero efectivo, es decir, que tendrás el importe líquido en tu caja, mejorando la capacidad financiera de tu empresa. Con este dinero a tu disponibilidad tendrás la posibilidad de abastecer tu negocio de mercadería, comprar más equipo de trabajo o incluso incrementar la cantidad de trabajadores


Los actores en el factoring


Cedente

El empresario solicitante de factoring. Quien cede las facturas de sus clientes.


Deudor

Es la empresa que debe pagar las facturas.


Plataforma o factor

Es el punto de conexión al factoring para la empresa y los inversores. En este caso Prestamype.


Inversionistas

Ahorristas o entidades que adquieran las facturas a cambio de rentabilidad.


¿Cómo funciona el factoring?


Por ejemplo, Carlos es un empresario que desarrolla su negocio a través de una compañía de confección de ropa. La tienda “MEX JEANS” compra a Carlos 10,000 jeans por un importe de S/20,000 que le paga en facturas a 90 días, pero Carlos necesita cobrarlas lo antes posible para poder contratar más personal y maquinaria que lo ayude en la producción. Además, ve que es innecesario acudir a un banco a solicitar un crédito innecesario y con altos costos de interés.


En este caso, Carlos podrá recurrir al factoring para solucionar esta situación. Él, Carlos, se convertirá en “cedente” y la tienda de jeans como el “deudor”. El tercer actor sería el “factor” que define a la financiera, caja o banco que prestará el servicio de factoring a Carlos. El último actor involucrado sería, él o los inversionista que participarán en una subasta inversa por un porcentaje de las facturas.


Entonces, Carlos firma un acuerdo de factoring con su entidad financiera de confianza, quien le pagaría el importe de la factura emitida al “deudor” - en este caso, los S/20,000 que le debe la tienda “MEX JEANS” Pero la entidad financiera  no ingresaría a Carlos la totalidad de los S/20,000 puesto que se entiende que la entidad realiza una actividad y los inversionistas también. Entonces es así que, al pagarse las facturas, Prestamype le transfiere el remanente a la empresa vendedora y las ganancias a cada inversionista.


Aceptando todos estos detalles , Carlos recibirá un total de S/19,300.


20,000 x 3.5 = 70,000

70,000 / 100= 700

20,000 -700= 19,300 soles.


Carlos, de esta manera, se asegura liquidez para seguir haciendo frente a los pagos y gastos derivados de su actividad de producción y confección. Después, cuando pasen los 90 días para el cobro de la factura, “MEX JEANS” pagará la totalidad de los soles a la entidad financiera, quien deberá desembolsar las ganancias a los inversionistas que ganaron un porcentaje de las facturas. 


¿Por qué elegir el factoring para financiar mi empresa?


Menores intereses


La tasa de interés suele fluctuar entre 7% y 12% anual, cifra menor a la que se le cobraría a una micro, pequeña, y mediana empresa si recurre al crédito tradicional, pues el costo estaría entre el 10% y 35% anual.


Disponibilidad de dinero


Con el factoring, podrás cobrar el importe de la factura anticipadamente y evitarás utilizar tu línea de crédito o un costo financiero mayor que podría poner en riesgo tu historial crediticio.