¿Cómo escoger el mejor préstamo para pequeñas empresas?

Obtener un préstamo para tu emprendimiento o el negocio familiar de toda la vida no es lo mismo que solicitar una tarjeta de crédito o un préstamo personal. Por lo general no suele ser una actividad fácil, por todas las cosas que hay detrás que primero debes identificar.


La necesidad del negocio y la búsqueda de banco en banco o de caja en caja puede ser muy larga y es que no todos estarán dispuesto a prestarte. Primero porque el alcance que tienen los emprendedores, micro y pequeños empresarios es muy limitada en el sector bancario. De hecho, es muy común que si logras aprobar a un préstamo no será bajo las condiciones que creías calificar, lo cuál te podría llevar a cambiar repentinamente el plan financiero de tu pequeña empresa.


Préstamo para pequeñas empresas


¿Qué pasos debo seguir para conseguir el préstamo preciso para mi pequeña empresa? En esta nota te compartiremos la ruta que debes seguir para llegar y aceptar el préstamo que más se acomode a la necesidad de tu empresa.


Si bien la banca tradicional es una de las opciones más frecuentadas, la creatividad que te caracteriza como empresario debe llevarte a evaluar cajas, fintech, financieras u otras opciones que te podrían ofrecer mejores condiciones, pero con la misma seguridad que un banco.



Para prepararse y tomar la mejor decisión, sigue los siguientes consejos. 


1.- Crea un proyecto, planifica tus objetivos e identifica las necesidades: Pregúntate, ¿por qué mi empresa necesita ese préstamo?, ¿qué haré con ese dinero?, ¿cuánto necesitaré para cubrir esa necesidad?


Sea que vayas a comprar maquinaria o ampliar el equipo de trabajo de tu empresa debes tener en cuenta que esa inversión deberá traer ingresos a tu empresa para cubrir con la deuda.


Por ejemplo, una empresa textil que necesitaría más maquinaria y mano de obra podría necesitar un aproximado de S/50,000.00 para cubrir con los salarios y las máquinas. Recuerda que el préstamo debe ser un apoyo y no ponerte en aprietos, por lo que siempre se recomienda acceder a un monto ligeramente superior al que se necesita.


2.- Crea un plan financiero: Estamos convencidos que ni tú ni yo queremos ver tu empresa en problemas financieros, por ello deberás planificar y usar el monto total del préstamo para tu empresa. Con frecuencia los empresarios suelen invertir en su empresa, pero también usan ese capital para sus deudas personales o gastos familiares. Al hacer esto solo estará comprometiendo la estabilidad de tu empresa y por ende, la supervivencia de ella. Evita caer en la tentación de gastar en terceros y enfoca el capital de trabajo en tu empresa.


3.- Evalúa la capacidad de pago de tu empresa a través del flujo de caja: Casi siempre que se pide un préstamo es porque se busca expandir el negocio, crear nuevas sucursales o abastecer nuevos clientes. Pues bien, si tienes garantizado los contratos con otros proveedores, adelante. El préstamo te será de gran utilidad y podrás devolverlo sin problemas. Por el contrario, si tu negocio está atravesando un mal momento y buscas aliviar su situación financiera también es una buena decisión, sin embargo será necesario que te enfoques en las actividades comerciales para aumentar el ritmo de ventas. Como dicen, no hay mal que por bien no venga.


4.- Garantiza el capital de giro: ¿Qué plazo o tasa de interés podré pagar? Con frecuencia los empresarios obvian esta pregunta y solicitan un préstamo que le hace gastar más. Para evitar ello, analiza tu situación, con los 3 pasos compartidos ya tienes una visión clara de lo que necesita y la capacidad de tu empresa. Con ello pon las cartas sobre la mesa y evalúa. De esa manera vas descartando tipos de préstamos y entidades que no te ofrezcan lo que busques.


5.- Negocio mejores condiciones: Ya con un plan financiero y de inversión de tu empresa puedes acudir a las entidades financieras que escogiste como alternativas. Acércate al asesor y pregunta por negociaciones en la tasa de interés, también pregunta si es posible amortizar. Algunas entidades financieras realizan cobros extra y no querrás gastar dinero en trámites que no hacen más que dilatar tu dinero. 


Si las cajas, bancos o fintech no se atreven a negociar o no te convence lo que te ofrece, también puedes acudir a las fintech de préstamos. La mayoría ofrecen un proceso 100% en línea. Sin embargo, las líneas de crédito suelen ser la diferencia. Casi todas las fintech de préstamos personales ofrecen desde S/300 hasta S/18,000 , sin embargo este capital no suele ser de utilidad para un empresario que ya tiene un negocio.


Las pequeñas empresas en el Perú forjan su crecimiento con inversiones de S/50,000 en adelante, pero muy pocas entidades suelen desembolsar dicho monto.


Es en estos casos cuando una garantía puede ser tu pieza clave para acceder al préstamo que buscabas.


Con un préstamo con garantía hipotecaria, las condiciones, la tasa de interés y el monto, mejoran. Si antes te ofrecían una tasa de interés anual de 64,5% y un monto menor a 20,000 soles, ahora las condiciones cambian como sucede con Prestamype que te ofrece préstamos con garantía hipotecaria de hasta S/900,000 y a una tasa de interés competitiva.


Por si fuera poco y porque sabemos que una de las grandes necesidades del empresario es acceder a un préstamo de manera rápida, el desembolso puede ser en menos de 10 días desde la firma de la minuta.


Prestamype es una fintech peruana, registrada en la SBS, primera multiservicio que viene ofreciendo soluciones financieras a micros y pequeños empresarios como tú. ¿Qué esperas? Simula tu préstamo en nuestro formulario y lleva tu negocio a otro nivel.


Enviar
Enviar