4 formas de detectar fraudes financieros

Antes las agencias de banco eran nuestra primera opción al momento de pensar en adquirir un préstamo. Hoy en día, la banca tradicional dio un paso más, y trató de adaptarse a la nueva propuesta traída por las fintech, la cual prioriza la comodidad del usuario, ya que desde cualquier dispositivo, contando con una conexión a internet, puedes acceder a un préstamo online.

Sin embargo, la aparición de entidades fraudulentas han fomentado la desconfianza en los clientes, razón por la cual te brindamos ciertas recomendaciones:

Constatar que esta empresa cuente con información básica en su web (número, ubicación, RUC).

Se ha detectado que muchas de estas “empresas”, no cuentan con una información accesible al usuario. El hecho de no tener información expuesta, debería hacernos dudar de las verdaderas intenciones de estas entidades.

No estar reportada en Superintendencia de Banca y Seguros del Perú (SBS).

Este organismo es el encargo de regular y supervisar, así como de prevenir cualquier tipo de fraude. Su fin es generar confianza a medida que protege los intereses de los usuarios y, a su vez, realzar el valor de los sistemas financieros, de seguros y privado de pensiones.

Desechar préstamos que te pidan una cuota inicial previo al desembolso

Si realmente la intención es financiar a una persona o empresa, no suena muy lógico pedirle dinero.

Solicitar información personal (Cuentas de ahorros, dirección)

Información básica como: nombres, DNI, y algún tipo de garantía es lo usual de encontrar como requerimiento, pero claves digitales, acceso a cuentas de ahorro propias, son datos que no son necesarios para adquirir un préstamos; lo más probable es que sea un robo.