Financiamiento a largo o corto plazo: ¿Cuál elegir?

Acceder a financiamiento es importante para alcanzar los objetivos personales o empresariales. Sin embargo, en el mercado peruano las posibilidades de acceder a un producto financiero son limitadas y en su mayoría otorgadas con malas condiciones.


Sea que necesites un préstamo para consolidar deudas, para emprender un negocio o para alcanzar las metas operativas de tu empresa, debes evaluar con mucho detenimiento qué decisión financiera tomar. 


Una de las más importantes, elegir el tipo de financiamiento. ¿A corto o largo plazo? Ambas tienen el fin de proveer dinero a una persona o empresa para cumplir con sus metas. Sin embargo, hay algo que debes tener en cuenta. Las características de un financiamiento a largo plazo no son iguales a la de un producto financiero a corto plazo.


Para elegir el mejor tipo de financiamiento debes evaluar:


  • Necesidades
  • Objetivos
  • Entidades financieras


¿Qué harás con el dinero?, ¿cuál es tu objetivo?, ¿qué monto podrías pagar y en cuántos años?, ¿será un banco o una caja la mejor fuente de financiamiento?


Al responder cada una de estas preguntas tendrás más claro el monto que necesitas, a cuántos años y dónde solicitarlo con buenas condiciones. Ten mucho cuidado, habrá más de una entidad que te ofrecerá el monto que necesites, pero a condiciones no muy justas. Es importante que siempre preguntes a tu asesor financiero por los términos y condiciones, además de la TCEA que es la tasa que pagarás en realidad.


El fin de acceder a financiamiento es que una persona o empresa pueda acceder a fondos que permitan llevar a cabo sus objetivos, proyectos o inversiones y no caer en un carrusel de deudas que complique el historial crediticio.


Financiamiento a largo plazo



El financiamiento a largo plazo tiene un tiempo de devolución superior a los 12 meses. En su mayoría es solicitado para proyectos de inversión grandes como iniciar un negocio, comprar maquinaria o una casa. 


Con un financiamiento a largo plazo se pueden hacer distintas acciones. Por ejemplo, invertir o emprender y obtener buenos resultados. Además existe la posibilidad de negociar la deuda y modificar las condiciones. Es decir, si tienes un préstamo en una entidad X por 4 años, puedes trasladar tu deuda a la empresa Y que te ofrece mejores condiciones.

Por último, este tipo de financiamiento ayuda a mejorar el historial crediticio. Son más de 12 veces que tu score crediticio se verá beneficiado al reconocer que cumples de manera puntual con tus deudas.


No obstante, el financiamiento a largo plazo puede representar un riesgo siempre que no conozcas las condiciones del préstamo. No leer los términos de un producto financiero podría perjudicar tu capacidad de pago y como consecuencia caer en una inestabilidad financiera.


Financiamiento a corto plazo



El financiamiento a corto plazo hace mención al pago de una deuda en un periodo menor de un año. En este tipo de financiación se puede considerar a los préstamos personales o incluso el factoring por su capacidad de desembolso casi inmediato.


A diferencia de un financiamiento a largo plazo, el de corto plazo requiere de menos requisitos. En su mayoría no requiere de garantía y las solicitudes son más simples e incluso de manera online.


Sin embargo, la ventaja principal de acceder a un financiamiento a corto plazo es el monto límite al que se puede calificar. bajo este tipo de financiamiento se podría obtener hasta S/15 mil en el Perú.


Financiamiento a largo plazo y financiamiento a corto plazo



Como mencionamos al inicio, no se puede tomar una decisión sin evaluar 3 factores determinantes: necesidades, objetivos y entidades. Todo gira en torno a que lo que busques sea lo más parecido a lo que una entidad financiera te puede ofrecer. Eso sí, la TCEA también debe ser determinante para aceptar o no un préstamo.


Antes de tomar una decisión oficial evalúa tu capacidad de pago. Si sabes que no podrás pagar un préstamo de 20 mil a un año entonces no te conviene a corto plazo. Este tipo de préstamo está diseñado para resolver contratiempos o cubrir la falta de liquidez. Por ejemplo, si en tu negocio hay muchas facturas por cobrar, el factoring es un producto financiero a corto plazo que adelanta el capital de las cuentas por cobrar en menos de 48 horas.


Por el contrario, el financiamiento a largo plazo se recomienda para proyectos grandes como la ampliación de un negocio, la compra de un local comercial, maquinaria o construcción de casa para alquiler. En estos casos los montos no bajan de 50 mil y para ello será necesario contar con una garantía de por medio.


Conclusión


Haz un “match” entre el tiempo que tomará tu proyecto y el plazo del préstamo; esto te ayudará a evitar contratiempos en el futuro al momento de elegir uno de estos tipos de financiamiento. 


Si optas por un financiamiento a largo plazo, Prestamype tiene una oferta para ti. Préstamos desde 20 mil hasta 1 millón con garantía hipotecaria. Desde el año 2017 hemos logrado financiar a más de 900 empresarios del Perú que buscaban préstamos con condiciones justas y flexibles.


Conoce más de nosotros y simula tu préstamo en: https://www.prestamype.com/prestamos


Enviar
Enviar