¿Conviene pedir un préstamo para pagar deudas?

¿Las cuotas mensuales se hacen impagables y necesitas una solución que alivie tu situación financiera? Muchas personas piensan que los préstamos para pagar deudas son la mejor salida. Si bien en la gran mayoría de ocasiones es la mejor opción para pagar menos y subsanar pagos pendientes, hay que tomar muchas precauciones antes de desembolsar este tipo de préstamo.


Si estás muy endeudado y se te hace muy difícil pagar todo lo que debes, necesitas hacer una proyección del monto que vas a pedir y la tasa de interés que podrías estar dispuesto a pagar. De nada te servirá pedir un préstamo personal para pagar deudas si es que no lo administras de manera correcta.


Recuerda, las cuotas mensuales deben ser montos acorde a tu posibilidad de pago, de lo contrario volverías a pagar intereses moratorios.


9 precauciones a seguir antes de aceptar un préstamo para pagar deudas



Caer en la desesperación


Lo peor que puedes hacer es accionar sin pensar, la mayoría de personas que tienen deudas en distintas entidades bancarias suelen cubrir una deuda con la otra. Por ejemplo, se suele usar la tarjeta de crédito para retirar efectivo y pagar un préstamo personal. De esta manera la deuda se puede duplicar, triplicar o volverse más costosa de lo que era.


Por más que aparente una salida fácil, cuando llegue el estado de cuenta de la tarjeta te darás cuenta que no será nada sencillo pagar esas cuotas.


Retirar efectivo de las tarjetas de crédito


Las tasas de interés para realizar el retiro de efectivo de este tipo de producto fluctúa entre 70% y 99% anual. No es recomendable pensar en esta salida, porque la deuda complicaría por completo tu score crediticio.


Aceptar la primera oferta de crédito


Pedir un préstamo sin comparar entre varias entidades financieras, sin conocer la tasa de interés, los términos y condiciones podría no ser la mejor acción. ¿Qué pasa si hay otro banco o caja que tiene una oferta mucho más beneficiosa para ti? No te desesperes en tomar la primera propuesta. Si bien acceder al desembolso de un préstamo cuánto antes puede aliviar tus cuotas, en el futuro podrías estar pagando más intereses u otros gastos que no habías conocido. Antes de aceptar un préstamo piensa en el presente y el futuro.


Pedir un préstamo sin saber el monto necesario


El objetivo principal de un préstamo para pagar deudas es acceder a mejores condiciones. Si solicitas un monto mayor al adeudado en varios años, estarás pagando más intereses. Recuerda, la idea es sacar el máximo provecho al crédito.


No conocer tu capacidad de pago


Pagar un préstamo en poco tiempo es una gran idea, pero qué sucede si tu salario mensual y gastos no te lo permiten. Es importante que tengas claro cuánto puedes pagar y ser lo más preciso posible. De lo contrario, los intereses moratorios y penalidades te podrían perjudicar.


Caer en un carrusel de deudas


Según los especialistas, pedir un préstamo para pagar una deuda y después pedir un segundo crédito para consolidar otra deuda es bastante peligroso


Tomar en consideración otros compromisos de pago


Por más odioso o insignificante que suene, incluye dentro del presupuesto mensual las cuentas de servicios celular y los créditos. Un pago insignificativo como el plan mensual de tu línea celular podría complicar tu situación financiera así estés pagando a tiempo tu deuda. Por eso, considera todos los gastos dentro de tu plan de pagos.


Negociar


Acude al banco donde tienes la deuda y solicita una renegociación, el banco debería ofrecerte una nueva alternativa con mejores condiciones. Si esta nueva opción no te convence, no la aceptes y acude a otra entidad financiera


Pedir asesoría


Como mencionamos al inicio, salir de deudas requiere de mucha tranquilidad y planificación. En algunas cajas, bancos o fintech de préstamos hay personal especializado que te podría orientar al momento de solicitar un préstamo para pagar deudas. Menciona tu capacidad de pago, la situación que atraviesas y el monto que necesitas para cerrar la deuda. 


¡Eso es todo! El desenlace final de tu préstamo podría ser positivo si tomas en consideración estos consejos. 


Si en caso no haya entidad que te fuera a dar una nueva oportunidad, pero buscas consolidar tu deuda, otra buena decisión que podrías tomar es solicitar un préstamo con garantía hipotecaria. En este tipo de financiamiento, la vivienda o bien inmueble jugará a tu favor al momento de ser evaluado. Las posibilidades de acceder al préstamo se incrementan y las tasas de interés disminuyen considerablemente.


En Prestamype ofrecemos préstamos con garantía hipotecaria con la tasa de interés mensual más baja del mercado. Desde 1% a 2% mensual y plazos desde 1 a 4 años. 


Solicita tu préstamo con nosotros y accede a mejores condiciones. Por si fuera poco podrías acceder a un préstamo mayor del que necesitas para invertir y mejorar tu situación económica familiar. Conoce más de nosotros, aquí:



Enviar
Enviar